El aparcamiento en los jardines de la Rocalla

El aparcamiento en los jardines de la Rocalla

{mosimage}Desde que abrió, en 1929, hasta que en 1993 cerró sus puertas, la fábrica de Rocalla fue uno de los principales motores económicos de Castelldefels. Muchas personas, generación tras generación, trabajaron en la fábrica.

Años después del cierre de la Rocalla, fue prohibida la fabricación, la comercialización y la instalación de los productos con amianto, una de las materias primas que componía el fibrocemento que se producía en las instalaciones de esta fábrica. Hasta entonces no había quedado demostrado que la inhalación de partículas de este material provocaba la aparición de determinadas enfermedades respiratorias.

La Rocalla se fue, pero posteriormente han ido apareciendo restos de su actividad en forma de residuos de fibrocemento bajo tierra. Esto es lo que ha ocurrido recientemente en la zona conocida como los jardines de Rocalla, en donde el Ayuntamiento va a construir un aparcamiento subterráneo. Al efectuarse las catas previas al inicio de estas obras, se han encontrado restos de fibrocemento a 1,5 metros de profundidad.

Como siempre se hace en estos casos, la retirada de esta tierra se hará manteniendo las más estrictas medidas de seguridad, siguiendo un protocolo de actuación muy preciso que ejecutará una empresa especializada. No habrá, por tanto, ningún riesgo para la salud de las personas. Cabe decir que el Ayuntamiento no escatima ningún coste en ello, si bien los servicios jurídicos municipales están calibrando si es viable pedir que ese montante (algo más de un millón de euros) sea pagado por los anteriores propietarios de los terrenos.

Una vez se haya limpiado el terreno, el Ayuntamiento –a través de la empresa municipal Castelldefels Projeccions- continuará con lo que tenía previsto: la construcción del aparcamiento subterráneo, que contará con 320 plazas. De esta manera, solventaremos buena parte de las necesidades de aparcamiento en la zona. El proyecto irá acompañado de un nuevo parque en la superficie para el disfrute de todos los ciudadanos y ciudadanas de Castelldefels.