Superando la crisis económica

Cuando el Partido Popular accedió al Go-bierno de España, nos encontramos un país al borde la quiebra y de la bancarrota. En la etapa de Zapatero se destruyeron más de tres millones y medio de puestos de trabajo. El déficit de las administraciones públicas era insostenible, las cuentas públicas estaban tan maltrechas que ponían en riesgo nuestro estado del bienestar y nadie nos prestaba dinero a un precio razonable.
En aquellas fechas todo el mundo hablaba de la prima de riesgo, de corralitos, de si nos intervenían o no. No teníamos el mejor sistema financiero del mundo y tampoco estábamos en la “Champions League” de la economía. La izquierda política de este país no reconoció la crisis en su momento, igual que ahora no reconocen la recuperación.
Es más que evidente que España está superando con mucho esfuerzo su mayor crisis financiera y de empleo de la historia. Nuestro país empieza a crear empleo a buen ritmo, hemos vuelto al crecimiento económico, volvemos a ser un país fiable y estamos poniendo en orden las cuentas públicas.
Solo con rigor presupuestario y seriedad en las reformas podemos pagar los servicios públicos que todos deseamos. Solo podremos pagar las pensiones, las prestaciones por desempleo y los servicios sociales básicos si hay una política que garantice la solvencia económica de las administraciones públicas. Todo cuesta dinero y sin dinero no hay política social.

Esas mejoras macroeconómicas se irán trasladando poco a poco a las familias que lo han pasado muy mal desde el inicio de la crisis en 2007. Vamos a poner a nuestro país otra vez en el lugar que se merece. Es evidente que el populismo, la demagogia y la voluntad de algunos de partir en varios trocitos a nuestro país dificultan la recuperación, pero no van a lograr su objetivo.