CHIRINGUITOS HISTÓRICOS 1950-1992

PATRICIO, el último chiringuito demolido en el año 2008 Fernando Becerra Figueroa (1948­ Medina del Campo, Valladolid)

Aparentemente, fue construido por Patricio de la Fuente, quien le dio nombre al chiringuito, a precario como muchas de las edificaciones que se realizaban entonces. Y cuando era merendero, un temporal lo arrasó. Posteriormente, mantuvo su último emplazamiento frente a la calle 9.

En un lateral del restaurante había casetas de verano o los depósitos de los pescadores de la zona, usadas algunas como viviendas. El Sr. Lázaro (pescador), una familia de Barcelona (que veraneaba aquí), Pere Barthe y el Tero (de nombre Tarsicio García Martínez, del chiringuito Lido) las utilizaban como vivienda habitual. También Patricio vivió allí con su esposa, la Sra. Inés Arias Rodríguez. Este falleció en el año 1978, junto al chiringuito, donde tenía su hogar. Y su compañera lo veló durante cinco días hasta que las sobrinas descubrieron el cuerpo inerte y procedieron a su inhumación.

El arrendatario fue Fernando Becerra Figueroa, desde el 13 febrero de 1980, junto a su es­ posa Mari Carmen Moñino Jabaloy, que realizaba las funciones de cocinera, con sus hijos Óscar y Sergio que se ocupaban del servicio de sala. La oferta en la apertura fue de 375 pese­ tas (2,25 euros) por una ensalada, paella, pan y vino.
Da la casualidad de que Patricio era del mismo pueblo que Fernando Becerra, de Medina de Campo, y su padre había entablado una amistad de paisanos y, por eso, surgió la posibilidad de quedarse con el chiringuito a la muerte de Patricio, ya que a sus sobrinas no les interesaba el negocio.

Fue reconocido por el periódico local La Voz de Castelldefels con el Tenedor de Oro, y con La Cuchara de Plata a la cocinera Mari Carmen Moñino, en el año 2006.

En el Chiringuito Patricio se filmaron dos películas: Historias de la puta mili, película española de 1993, y estrenada el 14 de enero de 1994. Fue dirigida por Manuel Esteban y protagonizada por Juan Echanove. Y Hot milk, otra película española, dirigida por Ricardo Bofill en 2005, y protagonizada por Eloi Yebra, Zoe Berriatúa y Enrique San Francisco. El film era tan malo que obtuvo 8 premios Godoy al peor cine español.
También se grabaron varios spots publicitarios, por su buena localización, para las firmas Iberia, La Casera y Multiópticas, según nos ha contado la cocinera Mari Carmen Moñino Jabaloy, que se jubiló con más de 30 años de experiencia entre fogones, una experta gastronómica sin duda.

El griego Epicuro y su escuela defendían un concepto de felicidad basado en los placeres de los sentidos y la huida del dolor: “El placer es el principio y el fin de la vida feliz”. En un claro homenaje a la filosofía epicúrea, a la cocinera Mari Carmen Moñino podemos adjudicarle el concepto de tratamiento de los alimentos y sus productos como recreación de los sentidos en un lugar paradisíaco como la playa de Castelldefels.
Otro de los eventos en que el Chiringuito Patricio fue testigo fue el rally más prestigioso del mundo. Por primera vez en la historia tuvo lugar la etapa prólogo del París Dakar el 31 de diciembre de 2004, con gran éxito de público.

En junio del año 1996 se derriban los últimos chiringuitos y viviendas para continuar con el nuevo proyecto urbanístico de la Ley de Costas 22/ 1988. Sin embargo, muchos no se dieron por vencidos y continuaron la lucha por mantener los establecimientos abiertos, como es el caso del Chiringuito Patricio, derribado en 2008. Según su arrendatario, Becerra, era el único que tenía licencia por 99 años, y que abonaba a la dirección de la Marina las 77 pesetas (0,46 euros) del canon.

En la calle 11 estaba el Sevilla que vendía pollos al ast, cervezas y bebidas variadas, y uno de sus ayudantes era Juan García Jiménez (Tarzán), que había trabajado en el Restaurante Pineda. También estaba el prostíbulo Ranchito, que había llevado el nombre de California; y el chiringuito El Terraza, cerrado en la década de los 70, cuya propietaria era la suegra del alcalde Sr. José Barberán Albiac. Otra actividad fue la de alquilar hamacas, llevada por el Sr.Tomás, según nos recuerda Becerra.

Antes de la demolición, en el año 2000, en el barrio del Poal, Fernando abre las puertas del Asador de Patricio, con un horno especial traído de Burgos para hacer los cochinillos. Su hijo Óscar llevó luego un chiringuito nuevo sobre el Paseo Marítimo, el Blauset (muy cerca de donde se encontraba el chiringuito). Y después abrieron Casa Patricio en la calle 11 con Paseo Garbí, para finalmente jubilarse en el año 2012.

Todo un ejemplo de familia al servicio de la gastronomía de Castelldefels.

Llibreria Canillo- Av. Constitució, 133 Castelldefels