EVITA

Por Enric Ferrer Batet

Una Turista Accidental en Castelldefels Eva María Duarte de Perón

El AÑO 1947 EL GOBIERNO DE FRANCO, AISLADO POR LA 1ª POTENCIA MUNDIAL, LOS ESTADOS UNIDOS, RECIBIÓ UN INESPERADO AUXILIO DE LA 3ª POTENCIA MUNDIAL, LA REPÚBLICA ARGENTINA DE JUAN DOMINGO PERÓN.

El motivo real era aumentar el prestigio de Argentina y oponerse a las pretensiones yanquis de convertir Centro y Suramérica en sus estados vasallos. Como que no interesaba un enfrentamiento directo, la ayuda argentina, traducida en una enorme cantidad de alimentos (grano y carne) a un país destrozado y con hambre, que también sufría un serio bloqueo internacional, se maquilló dentro de una gira europea (no solo en España) de buena voluntad: ¨la Gira Arco Iris “.
La Gira l Arco Iris convirtió a Eva Duarte de Perón en una estadista, Evita, ídolo de masas y mito mundial, en 1947 era una mujer joven de 28 años, glamurosa, la viva imagen del éxito. Fue enviada como embajadora con un poder real impensable para una mujer de su tiempo.
La gira de Evita en España fue una auténtica gimcana, siempre rodeada de capitanes generales, ministros, gobernadores civiles, alcaldes, guardaespaldas y prensa. Del 8 al 26 de junio de 1947, hizo el trabajo que había venido a hacer: dio discursos, recibió homenajes de multitudes, habló por la radio, fortaleció las bases de los tratados entre Argentina y España , pero también se enfrentó con Franco a propósito de la petición de conmutación de la pena de muerte a una madre comunista, Juana Doña Jiménez (¡llegó a amenazar Franco con dejarlo sin la ayuda argentina! ) y topó mucho con Carmen Polo, que tenía un gran desprecio por la clase obrera a quien denominaba “los rojos”.

El día 22 de junio (domingo) vuela desde Zaragoza a Barcelona, última etapa de la su gira española. Oficialmente se alojaba en el Palacio de Pedrales, pero en realidad huyó del mundanal ruido y vino a refugiarse en Castelldefels, cuando menos, el día de San Juan. Cuesta hacerse una idea del impacto de esta mujer allá por donde pasaba, más famosa que los actores del cine de su tiempo y una fuerte esperanza para un país exhausto.

Posiblemente, necesitaba desconectar de la tensión de tratar con la familia Franco y del exceso de actividad de las últimas semanas.

Día 23 de junio. Visitó Barcelona hacia las 14 h y asistió a una comida privada en el barco argentino “Hornero”, que traía 2.000 toneladas de trigo y otras mercancías para cumplir lo prometido. Evita se instaló en la finca “La Popular” (que antes había sido un restaurante) al final del Paseo del Carmen. Por la noche cenó en el Palacio Municipal (Barcelona) y después pasó la verbena de San Juan en Castelldefels.

Día 24. Por la mañana, mientras estuvo en nuestro pueblo, fue al Restaurante Miramar, de los muy pocos que tenían teléfono, a llamar a la Casa Rosada, despacho presidencial argentino. Después, en la terraza fue servida por Daniel Pujadó Julve, pescador y camarero ocasional, (entrevistado por La Voz de Castelldefels en agosto de 2010 por Rafael Illia (del Grup de Recerques Històriques de Castelldefels – Grehic) y también fue servida por Manel Fuster Safont, que confirmó que la Sra. Evita se hacía llamar “Rosario”, en Castelldefels, para transitar de incógnito, pero era demasiado popular y todo el mundo sabía quién era. Por la tarde, estaba previsto asistir al teatro, en Montjuïc, para ver “El sueño de una noche de verano” de William Shakespeare.
Día 25. Al día siguiente, descanso y visita al monasterio de Santa Maria de Montserrat.

Día 26. Almuerzo con la familia Franco, despedida oficial en la Plaza de España, donde el alcalde de Barcelona, Josep Maria de Albert y Despujol, le ofreció un ramo de rosas con las banderas de Argentina y España (una de las rosas de este ramo fue regalada a Eulàlia Amat Patuel, por el florista de Castelldefels donde se encargó el ramo (Can Batlle , que estaba donde hoy está el Hotel Flora Parc,a ambos lados de la carretera y vendía desde árboles a flores, de gran prestigio ). La jovencita les llevaba cada día el pan y el florista le dijo: “Mira, para ti una rosa del ramo que hoy he hecho para la señora Eva Duarte de Perón (anécdota familiar explicada por su hijo, el Sr. Salvador Viñas ). Desde allí se dirigió al aeropuerto del Prat de Llobregat, desde donde partió hacia Roma.

El rastro de Evita en Castelldefels aparece por primera vez en la entrevista de La Voz de Castelldefels, que hace Rafael Illia (Grehic) a Daniel Pujadó Julve en 2010. Después, Jordi Tresserras en su libro La cocina de Castelldefels. Recetas de antes (y también lo habló con Manel Fuster Safont) dice que su abuela, que vendía pescado a Emilia Oliveres, esposa del doctor Degollada y vecina de la finca de “La Popular“, le explicó la misma historia; y hace poco, visitando las pinturas de Serrasanta en la ermita de Can Viñas, surgió la anécdota familiar de la rosa para la Sra. Eulàlia Amat Patuel (esposa del alcalde de Castelldefels)

Sinceros agradecimientos a todas las personas mencionadas, que han conservado y compartido esta historia con cinco anécdotas interesantes, durante la visita de Evita a Castelldefels.

NOTA 1 La biografía de la esposa del diputado Ricardo Guardo, Lilian Lagomarsino, que acompañó en su viaje a Evita, ilustra los problemas con la familia Franco.
NOTA 2 Su paso por Barcelona dejó el nombre de un barrio “La Perona“, que dio nombre a una judía plana, “judía Perona”, judía de gran calidad; y también nos dejó EL PASTEL DE PATATAS ROSARIO, plato preferido del general Juan Domingo Perón que recoge Jordi Tresserras en su libro La cocina de Castelldefels. Recetas de antes (200 años de sabiduría en las cocinas de Castelldefels), libro que no pueda faltar en ninguna cocina de nuestros hogares.
NOTA 3: “Evita” es una ópera rock con música de Andrew Lloyd Webber y letras de Tim Rice, basada libremente en la vida de Eva Perón, líder política argentina y segunda esposa del presidente Juan Domingo Perón. La obra ofrece una mirada crítica al personaje de Eva, desde sus orígenes humildes hasta su ascenso al poder y prematura muerte a la edad de treinta y tres años.